Si hablamos de la palabra paz raramente encuentras a alguien que no le guste.

En la paz, con la paz, para la paz, incluso “déjame en paz” es algo socialmente aceptado y deseado. Incluso tenemos un día de la paz.

La reflexión vendría en lo siguiente… ¿dejamos la palabra paz solo para el campo bélico? O realmente la queremos instaurar en nuestras vidas.

Muchas peleas, muchas discusiones, muchas malas contestaciones, y muchas prisas en la sociedad actual parece habernos desviado del rumbo en donde se encuentra la verdadera felicidad. Y no es otro sitio que en la paz.

Adoramos “falsos dioses” relacionados con la materia (ropa, dinero, vestidos, viajes, tener más que el vecino, compararme…)

La pregunta es… ¿Tenemos paz en nuestras vidas? ¿Qué hacemos para fomentarla?

Cuando tenemos paz en nuestras vidas, todo parece fluir, los problemas son menos problemas y encontramos una “extraña habilidad” de resolver las cosas fácilmente.

Para fomentar la misma, y siempre, y digo siempre desde mi humilde opinión, debemos abandonar actitudes como discutir, pelear cambiándolas por meditar, pasear, descansar y no imponernos tantas cosas a la vez…

Hoy … ¿Qué harás para estar en paz?

Gracias por leerme

JFH