Conocer de primera mano el grado de satisfaccción en las áreas que componen mi vida es básico para, tener sobre todo, objetividad a la hora de evaluar la misma.

No es bueno generalizar ni para lo bueno ni para lo malo, pero sí ser conscientes que un análisis objetivo y real me ayudará a conseguir más satisfacción en mi desarrollo.