Cada día es una nueva oportunidad, y ya nada tiene que ver con el anterior.
El crédito es para ti. 24 horas.  24 horas con sus 60 minutos.

Caemos en la desgana, de, por haber tenido una mala experiencia en la semana, volver a tirar el día tienes delante de ti.

Esto encierra algo, un poco más intrínseco dentro, la falta de objetivos.No tienen que ser grandes objetivos, pero sí, que te permitan crecer personalmente. 

Al focalizarme en lo que sí quiero, dejo de ir en modo «automático» por la vida.
Doy sentido a lo que pensaré, haré o diré. Y ello me va a llevar a controlar, por primera, segunda vez… infinitas veces, mi vida.

Te animo a que poco a poco seas el escultor o la escultora de tu día.

Y como siempre, si quieres contarnos, o escribir algo personal en mi web, envíalo a
emocionesenpositivo@gmail.com

JFH